VESTIDO FEMENINO TRADICIONAL

Realizado en popelina de color blanco, en ocasiones en algún color pastel, el vestido femenino tradicional yaqui se caracteriza por un abundante y colorido bordado alrededor del escote del cuello, mangas y en la falda del vestido. Sus bordados son flores de varias especies entre las que sobresalen la flor de Capomo y los claveles, rodeadas de hojas con diferentes verdes. La falda del vestido bordado, va cubierta con una tela transparente, tipo organza o nylon, de diversos colores que dejan pasar veladamente el bordado de la falda. A esta parte del atuendo le llaman faldilla.

Este hermoso vestido bordado se complementa con un rebozo, generalmente de colores luminosos y a juego con el color de las flores bordados, que porta con mucho garbo y gracia la mujer yaqui. También les gusta usar rebozos traídos del sur de México y conocidos como los famosos rebozos de bolita de Santa María de San Luis Potosí.

Los accesorios también son muy importantes. La mujer yaqui gusta de lucir aretes de oro en forma de arracadas, collares, peinetas…etc. y huaraches de colores en sus pies.

Además de este vestido que utiliza en las ceremonias y días festivos, tiene otro más sencillo, sin bordado, en colores vivos y brillantes con aplicaciones de encaje, que utiliza para la vida cotidiana que en ocasiones combinan con la blusa bordada.