Las labores de preservación están enfocadas para apoyar aquellos grupos indígenas que no han perdido su identidad y costumbres, pero que por razones de su ubicación geográfica, situación económica o el mero transcurso del tiempo, entre otras,  les dificulta mantener vivas sus tradiciones y elementos culturales.

Estos apoyos se realizan mediante acciones directas de Lutisuc o participando en proyectos que contribuyan al reforzamiento de la identidad cultural y el conocimiento y valoración de este patrimonio por parte de la sociedad en general,  para sentar las bases de un efectivo proceso de interculturalidad que permita conocer y reconocer la riqueza de estaa diversidad, sobre la base del respeto y comprensión entre las culturas que participan.

De esta manera, cada proyecto tiene una intencionalidad específica de preservación cultural:

En los talleres de estimulación artística para la niñez indígena, al tiempo que se introduce a los pequeños al mundo de la forma y el color, se les habla de su pueblo, historia, su lengua y tradición.

El material didáctico que deriva de los resultados de los talleres, se diseña en apoyo a la lengua, la educación intercultural bilingüe y la difusión cultural.


La participación de Lutisuc en la organización de concursos estatales de oratoria para niñas y niños indígenas y como integrante de diversos comités organizadores y dictaminadores, así como consejos consultivos, constituye un medio para que la sociedad civil se involucre en acciones de afianzamiento de los elementos culturales indígenas.

El impulso a la participación de personas mayores de las comunidades como instructores y trasmisores del conocimiento, propicia la apropiación para las nuevas generaciones de las técnicas artesanales ancestrales.

La elección de Coordinadoras Indígenas de Grupo de entre las mujeres participantes en los proyectos del programa ¨Bordando una identidad¨ como medio enlace y para la derivación del conocimiento en cada uno de los grupos, es un estrategia efectiva para avanzar en su proceso de autodeterminación, autonomía de gestión y trabajo de equipo.

Los cursos y talleres de lengua yaqui que se realizaron en las comunidades de La Matanza y El Coloso en Hermosillo, permitieron a sus integrantes adentrarse en su propia cultura.

A estas comunidades yaquis establecidas en la ciudad de Hermosillo, también se les apoyó para que adquirieran instrumentos musicales y vestimenta para sus ceremonias tradicionales, así como para traslados a las fiestas y conmemoraciones en su pueblo de origen, con el fin de  su integración.


Las exposiciones que se realizan, las pláticas y las conferencias que se imparten, así como las acciones de apoyo a la presencia de los integrantes de las comunidades en las escuelas de Hermosillo para su interacción con el alumnado, buscan la construcción de puentes de entendimiento entre los propios grupos y la sociedad en general.

Los talleres de corte y confección, tanto para la elaboración del traje femenino tradicional como para la creación de la muñeca representativa en los casos en que no existía, se enfocan a la revaloración de la vestimenta como un importante elemento de identificación cultural.


La creación de líneas alternas de artesanía de costura y bordado con base en pinturas rupestres y petroglifos de sus territorios, les brinda a los grupos un medio de expresión único y exclusivo.

La organización de Concursos Estatales de Artesanía Indígena de Sonora, así como Expo Ventas, Tianguis Artesanales, promoción mediante la elaboración de artículos y publicidad impresa y de medios y el establecimiento en nuestra sede de la Sala de Exhibición y venta de artesanía a precios fijados por sus productores, son vehículos de promoción y difusión cultural que de alguna forma aseguran la permanencia de la oferta artesanal, la generación de fuentes de autoempleo para integrantes de las comunidades y disminuyen la posibilidad de que las técnicas artesanales se pierdan por el desaliento de los productores ante la falta de demanda y la urgencia de su necesidad económica.

El suministro de apoyos económicos, en especie y en gestorías diversas para festividades, ceremonias tradicionales y proyectos de recopilación de expresiones culturales indígenas tales como la música, también contribuyen a su preservación.