TEXTILES MAYO

Una de las artesanías de gran tradición en Sonora y que actualmente está en serio riesgo de extinción, es la elaboración de tapetes con lana virgen de ovejas. Todavía quedan en el pueblo de Teachibe, a escasos kilómetros de Masiaca, así como en El Saneal, varias artesanas, en su mayoría ancianas, que continúan con esta antigua tradición de trabajar los mechones en bruto de la lana de borrego para crear bellos tapetes, bolsas, cobijas, chalecos, etc.

Cuando la artesana recibe la lana escoge los mechones y los lava en abundante agua para limpiarlos de suciedad y posibles plagas. Los deja secar y después comienza a hilarlos sacando hebra y enrollándola alrededor de un palo de madera con una especie de pequeño trompo en la punta para que dé vuelta y vaya sacando hebra del mechón (mecanismo de la rueca).

Una vez hecha la madeja comienza el proceso de colorearla con diferentes tintes vegetales:

** para el azul, oscuro o claro, el “CHIJU” una variedad de añil, que machacan y disuelven en agua para introducir después la madeja y dejarla cierto periodo de tiempo según se quiera la intensidad del azul.

** para el amarillo se utiliza la “Flor de Sanjuanico” hervida en agua

** para diferentes tonos de café, la goma de mezquite también disuelta y hervida en agua

** para los colores blanco crudo y tonos naturales del café se utilizan directamente los mechones de la lana sin teñir

Una vez fijados los colores, la artesana comienza lo que es propiamente el tejido en un telar rústico, consistente en cuatro estacas de madera clavadas en suelo sobre las que se asienta un marco, también de madera donde acomoda primeramente las hebras transversales para ir tejiendo y dando forma al diseño con la hebras horizontales. Normalmente el diseño está ya creado en la mente de la artesana y lo va expresando y materializando en piezas de diferentes tamaños.