ROSARIO DE FIESTERO

Este rosario se caracteriza por estar adornados con cintas de colores los espacios entre las diez cuentas de cada misterio. Es el símbolo que portarán durante todos los días del año los encargados de realizar las fiestas de los santos patrones de la comunidad. Se va heredando de los fiesteros anteriores y se entregará, al terminar su misión, a los nuevos fiesteros, reponiendo los listones a medida que se van estropeando.

Las cuentas son semillas del árbol conocido como “amolillo”, que crece por el monte, junto a los arroyos. Los fiesteros de Masiaca, que honran a su santo patrón San Miguel, adornan el rosario de fiestero con cintas de 10 colores diferentes, los fiesteros de la Santísima Trinidad del Júpare utilizan cintas de color amarillo y rojo, los de la Santa Cruz listones de color azul y blanco… así, cada comunidad mayo distingue a los fiesteros de sus fiestas patronales por el color que acompañan a sus rosarios.

Es una artesanía ritual que refleja la profunda religiosidad de los grupos cahítas y la responsabilidad de la persona que lo porta con la permanencia de una tradición que le da identidad como individuo y como grupo, y que enriquece el acervo cultural del Estado de Sonora.