MASCARAS DE COYOTE Y LEON

Máscaras trabajadas en madera de álamo o de torote prieto, cortadas las ramas en días que no haya luna nueva para evitar la polilla, modeladas con escofina y después lijadas y policromadas con colores brillantes, adornadas con pelo de crin de caballo y decoradas con diseños y dibujos que responden a la imaginación creativa del artesano.

Hace unos años, artesanos del poblado de Masiaca, aproximadamente a 70 kilómetros hacia el sur de Navojoa, comenzaron a trabajar unas máscaras que semejan coyotes o jaguares pero en realidad son animales fantásticos, con las fauces abiertas dejando ver sus largos colmillos y rodeados de pelo por toda la cabeza. Junto a estas máscaras de coyotes-jaguares “mágicos” también trabajan las de leones con amplia melena y dejando ver, a pesar de su boca cerrada, una formidable dentadura.

Son máscaras ornamentales, decorativas, que tienen el encanto de transportarnos a un mundo mítico, de sueños y pesadillas. Máscaras que también nos remiten al inframundo y la cultura totémica de sus raíces prehispánicas.

De 30 a 40 centímetros de longitud, estas piezas son muy apreciadas por los coleccionistas de máscaras y amantes de lo exótico.