ATRAPASUEÑOS KIKAPU

A principios del siglo XX un grupo kikapú, procedente de Oklahoma, se asienta en la Sierra Alta de Sonora. Desde entonces sus descendientes habitan en la comunidad de Tamichopa (“viento en la loma”), municipio de Bacerac, a ocho kilómetros del pueblo de Huachinera.

Debido a la distancia de su lugar de origen y a las necesidades de adaptación, el pueblo kikapú establecido en Sonora fue perdiendo paulatinamente sus tradiciones originales, su lengua y sus artesanías. Desde marzo de 2008 Lutisuc Asociación Cultural I.A.P. estableció contacto con ellos iniciando un proyecto que considera la recuperación de sus tradiciones artesanales.

El atrapasueños es una artesanía muy popular, se realiza con tiras de madera en forma circular de muy diversos tamaños, en su interior se cruzan varios hilos simulando una tela de araña en la que se inserta un pequeño cuarzo o piedra semipreciosa. En la parte inferior cuelgan plumas generalmente de águila, gavilán o quelele.

La función de esta artesanía, de acuerdo a la tradición Kikapú, es atrapar los sueños mediante el tejido de una red, parecida a una telaraña. Las pesadillas, se quemarán con el primer rayo de la luz del día. Los buenos sueños pasarán por la red y llegarán a la mente. Aquellos huidizos, que se deslizan por las plumas, son los que no logramos recordar.