FIGURAS DE DANZANTES

Las imágenes representan al danzante venado y pascola, así como a fariseos, de la tradición yaqui y mayo del Estado de Sonora. Están realizadas a escala en diferentes maderas de la región (madera de chino para el cuerpo, vara prieta para los tenabaris, guásima para las lanzas y cuchillos de los fariseos y espina de cochote para los coyolis, etc.) así como cuero, de cabra o vacuno, para las máscaras de los fariseos; cascabeles para el cinturón de los pascolas, crin de caballo para las barbas de las pequeñas máscaras de los pascolas, cuero vacuno para los cinturones de los pascolas y venado; telas para los pantalones y camisas, chaquira de color y concha nácar para los collares del danzante venado. Es interesante recalcar, por su minuciosidad y el apego a los elementos de su tradición, el respeto que muestran hacia el atuendo de los danzantes originales.

Algunas de las figuras tienen movimiento en sus brazos y cada una de las piezas de su atuendo puede quitarse y volverse a poner. Su altura aproximada es de 30 centímetros sobre una base de la misma madera, por lo que pueden mantenerse firmemente de pie.